Por qué los gerentes luchan para motivar a los empleados

Por qué los gerentes luchan para motivar a los empleados

Hay cuatro errores comunes que a menudo comete la gerencia

La ciencia de la motivación está bien establecida, pero los gerentes todavía tienen dificultades para motivar a los empleados de manera efectiva.

¿Por qué fallan la mayoría de las prácticas motivacionales? En nuestra opinión, hay cuatro razones principales:

1. Un enfoque simplista para el establecimiento de objetivos

Si bien el establecimiento de metas es una técnica bien investigada para impulsar la motivación y el rendimiento, no es tan simple como suponen los profesionales. Por ejemplo, la investigación muestra que los objetivos de estiramiento funcionan bien cuando el trabajo es transaccional y los insumos y resultados pueden definirse con precisión.

Por el contrario, cuando se motiva a alguien que está trabajando en una tarea compleja o creativa, pedirle a la gente que "haga lo mejor que pueda" producirá mejores resultados.

2. Evaluaciones sesgadas del desempeño

La mayoría de los gerentes parecen tener una tendencia natural a recompensar a los empleados que son como ellos. Esto conduce a evaluaciones distorsionadas del desempeño, perjudica la diversidad y crea un clima injusto y altamente político.

Si los gerentes se dan cuenta de este sesgo dentro del grupo, estarán más motivados para buscar datos objetivos para evaluar el potencial y el desempeño de sus empleados.

3. La naturaleza aburrida del trabajo

La mejor manera en que un líder puede impulsar la motivación es diseñando bien los trabajos y poniendo a las personas en los roles correctos. Esto significa prestar mucha atención a las características funcionales y psicológicas del trabajo y ayudar a cada persona a lograr algo que considere significativo.

4. Retroalimentación inútil

Existe una asombrosa brecha entre la vasta evidencia académica sobre la importancia de una retroalimentación precisa y constructiva y la mala calidad de la retroalimentación que la mayoría de los empleados reciben en el trabajo. De hecho, muchas intervenciones de retroalimentación en realidad desmotivan a las personas, incluso cuando el enfoque está en los aspectos positivos del desempeño.

– Derechos de autor Harvard Business Review 2017

Related Posts